Evitar los problemas más frecuentes en la creación de una pequeña empresa

Cada día se crean cientos de nuevas empresas. Lamentablemente, más de la mitad fracasa en sus dos primeros años.

Algunas empresas podrían haber considerado mejor su concepto original. Otras se enfrentan a factores externos, como una economía en crisis. Sin embargo, uno de los factores más importantes en el éxito definitivo de cualquier pequeña empresa es la calidad en la toma de decisiones del propietario.

Aquí tiene algunos de los errores más comunes que debe tratar de evitar.

No anticipar los problemas del lanzamiento

Crear una empresa resulta difícil y oneroso y consume mucho tiempo. Literalmente hay cientos de decisiones para tomar y medidas para llevar a cabo. Todo, desde la elección de un nombre, la determinación de la presencia en Internet, la gestión de la documentación, el establecimiento del local y la obtención de suministros, implica tiempo y esfuerzo, probablemente mucho más de lo que usted imagina. Y todo cuesta dinero. Por lo tanto, prepárese para trabajar mucho, tomar decisiones y gastar dinero.

Estudio deficiente de las cuestiones financieras

Siempre existe un periodo de tiempo, por lo general de muchos meses, entre el momento en que se decide crear una empresa y aquel en que los ingresos comienzan a llegar. Durante ese tiempo, debe disponer de los fondos para pagar todos los costos del lanzamiento y cubrir sus gastos básicos. Seguir pagando con sus tarjetas de crédito puede resultar tentador, pero a fin de cuentas tendrá que pagar esos saldos y los costos de los intereses pueden incrementar el monto total. Asegúrese de contar con los fondos para hacer frente a esos meses iniciales.

Los problemas financieros no desaparecen una vez que su empresa se pone en marcha. Si tiene una empresa minorista, las ventas iniciales pueden dispararse rápido, pero crear y mantener un inventario puede resultar costoso. Muchos proveedores se rehúsan a otorgar crédito a empresas que están comenzando y es posible que exijan el pago por adelantado o contra entrega. Intente negociar plazos ventajosos con sus proveedores desde el principio. Si tiene una empresa de servicios, no olvide tener en cuenta el tiempo que le llevará a sus clientes pagarle una vez que les haya enviado la factura. Un plazo de 30 a 60 días es lo normal y, hasta que no disponga de un flujo de pagos, la espera puede ser estresante.

Debe mantener un equilibrio continuo entre sus necesidades competitivas para poder pagarse a sí mismo, mantener dinero en efectivo para las cuestiones operativas y acumular fondos para el desarrollo y la expansión. Esto último es importante porque, como dueño de una pequeña empresa, su naturaleza empresarial puede permitirle identificar nuevas oportunidades. Es importante contar con fondos disponibles para aprovechar esas oportunidades cuando aparezcan.

Comercialización insuficiente

A la mayoría de las personas que crean una empresa les apasiona su producto o servicio. No deje que su pasión lo ciegue ante la posibilidad de que otros no la compartan. Debe contar con un plan de comercialización que identifique a los posibles clientes, les exponga las ventajas de su producto y los motive a tomar la decisión de adquirirlo. Es fundamental crear un plan formal de comercialización desde el principio, adaptarlo constantemente en función de lo que se aprende en el mercado y ejecutarlo en consecuencia.

Ubicación inadecuada

No hace falta aclarar que si tiene una empresa minorista, los clientes deben poder encontrar su tienda y acudir a ella fácilmente. Y aunque puede ser tentador firmar un alquiler a largo plazo, los patrones de tráfico pueden cambiar, la competencia puede trasladarse cerca y sus necesidades pueden cambiar. Asegúrese de tener en cuenta estos factores antes de firmar el contrato inicial de alquiler y cada vez que tenga que renovarlo. Si su empresa está más orientada al área de servicios, la ubicación puede no ser tan importante, pero contar con un estacionamiento y el acceso a los servicios puede ser determinante a la hora de contratar a los empleados adecuados.

Lo mismo ocurre en el caso de su presencia en línea. Ya sea que tenga una empresa física o exclusivamente en línea, los clientes deben poder encontrarlo fácilmente. Optimice su contenido para los motores de búsqueda, preste atención a la analítica y adapte continuamente su contenido al objetivo de mejorar el posicionamiento de su sitio en el ranking del motor de búsqueda.

Ignorar los buenos consejos

La confianza que le da crear una empresa puede entorpecer sus esfuerzos si no tiene cuidado. Uno de los aspectos más enriquecedores de ser empresario es percatarse de que no se tiene respuesta a todas las preguntas. Los profesionales, como abogados y contadores, pueden ayudarle a abordar algunos de los aspectos técnicos de la empresa. Otras personas, como clientes, empleados e incluso la competencia, también pueden ofrecer información valiosa sobre el funcionamiento de su empresa y el mercado en general.

Intente escuchar atentamente lo que un cliente espera de sus productos y cómo desea interactuar con su empresa. Podrá obtener información importante para realizar mejoras que, a su vez, le ayudarán a prestar un mejor servicio a sus clientes actuales y futuros.

Recuerde que las observaciones de sus empleados pueden ser una fuente invalorable de información: ¡a menudo sabrán más sobre ciertos aspectos de su empresa que usted! Además, es posible que sus colegas - especialmente otros propietarios de pequeñas empresas - ya hayan hecho frente a los problemas que se le están planteando, y que estos estén encantados de darle algunas sugerencias. Puede resultarle sorprendente la frecuencia con la cual una conversación informal puede dar lugar a ideas útiles e incluso a formas de trabajar en equipo en determinados negocios.

¿Necesita más perspectivas empresariales?

¿Está listo para comenzar a explorar?

La información provista no constituye asesoramiento legal, impositivo o financiero. BB&T espera que esta información le haya resultado útil pero no puede garantizar que sea precisa, actualizada o apropiada para su situación particular. Debe consultar con un abogado o un asesor financiero calificados para entender cómo se aplica la ley a su situación económica particular o para obtener información financiera específica de su situación personal o comercial.

Branch Banking and Trust Company es Miembro de FDIC.