Gestión de riesgos en 3 pasos simples

Como pequeño empresario sabe que administrar una empresa propia tiene muchos riesgos: desde obtener una ganancia a una posible situación legal con un cliente o empleado. Estos son tres pasos simples para gestionar mejor estos riesgos.

1. Identifique sus riesgos

Algunos riesgos serán específicos de su empresa, mientras que otros son comunes para muchas pequeñas empresas. Es fundamental que identifique los riesgos que podría tener. Los más comunes incluyen:

  • Pérdida de propiedad por una catástrofe natural, incendio, actividad delictiva u otra interrupción de las actividades comerciales por inclemencias climáticas o cortes de energía
  • Lesión o daño que su empresa pudiera causar a otra persona, ya sea a un empleado o un cliente
  • Pérdida de un empleado clave por enfermedad o discapacidad
  • Violación de seguridad o filtración de datos por hackers o fallas de otros procesos
  • Problemas económicos o legales en su comunidad o industria

La mejor manera de identificar riesgos es hablar sobre los posibles problemas con sus empleados, un experto en gestión de riesgos, su agente de seguros u otro experto de la industria. Analice qué probabilidades tiene su empresa de sufrir cada tipo de riesgo y cuál sería el costo de recuperarse (o si podría recuperarse). Esta información le ayudará a implementar un plan para protegerse y proteger su empresa.

2. Haga un plan

Después de identificar cualquier riesgo posible, el siguiente paso es crear un plan de gestión de riesgos que estipule cómo lidiará con cada uno. Estos son algunos componentes a tener en cuenta para su plan:

  • Analice, elija y compre un seguro (cuando corresponda). Por ejemplo, quizás le convenga un seguro de responsabilidad general para cubrir el costo de lesiones sufridas por clientes y empleados en sus instalaciones.
  • Instale un sistema de seguridad y capacite a su personal en seguridad.
  • Implemente políticas y procedimientos que protejan la salud y seguridad de sus empleados.
  • Adopte ciertas medidas regulares para limitar la exposición a accidentes en su establecimiento, como palear la nieve y tirar sal alrededor del edificio en invierno o tener extintores de incendios al alcance.
  • Haga copias de respaldo de todos los datos de la empresa, incluso listas de clientes, por si tiene algún problema de ciberseguridad.
  • Verifique los antecedentes de sus empleados.
    Haga el mantenimiento regular a sus equipos y mantenga el lugar siempre ordenado.

Implemente tareas que sean mensurables y asegúrese de que todos sus empleados conozcan sus políticas y procedimientos.

3. Revise y actualice su plan de gestión de riesgos periódicamente

Asegúrese de cubrir todas las bases. Revise su plan de gestión de riesgos al menos cada 6 a 12 meses. Organice simulacros para verificar que su plan sea eficaz y que todos los empleados sepan qué hacer. También deberá actualizar sus capacitaciones y pólizas de seguro a medida que la empresa crezca y se diversifique.

Tomarse su tiempo para crear e implementar un plan de gestión de riesgos ahora le dará tranquilidad a largo plazo. Prepararse es siempre la mejor manera de protegerse y poder enfocarse en lo más importante: sus clientes.

¿Necesita más perspectivas empresariales?

¿Está listo para comenzar a explorar?

La información provista no constituye asesoramiento legal, impositivo o financiero. BB&T espera que esta información le haya resultado útil pero no puede garantizar que sea precisa, actualizada o apropiada para su situación particular. Debe consultar con un abogado o un asesor financiero calificados para entender cómo se aplica la ley a su situación económica particular o para obtener información financiera específica de su situación personal o comercial.

Branch Banking and Trust Company es Miembro de FDIC.